logo logo
img
   
 
 
 
uva de mesa
Las uvas pueden tener forma redonda u ovalada. Existen variedades con y sin semillas, ambas con una gran gama de colores, desde blanco, rosado, rojo, azul, azul intenso hasta negro.
Las uvas de color contienen en su piel resveratrol, un compuesto anticancerígeno, que actúa principalmente sobre el cáncer de mama, próstata y colon. Sobre estas uvas tenemos que hablar de la Paradoja Francesa, es decir, la observación de que la población francesa sufre una relativamente baja incidencia de infarto coronario a pesar de tener una dieta relativamente alta en grasas saturadas, debido al consumo de uvas de color y vino tinto. La presencia en el vino de alcohol y fenoles contribuyen a disminuir el colesterol, mejorar la circulación y prevenir el infarto de miocardio. Un consumo moderado de vino puede favorecer la circulación, pero incluso el consumo de uva roja o negra sin pelar puede aportar la misma propiedad sin necesidad de ingerir alcohol, que en un uso prolongado y abundante resulta perjudicial para la salud.
La uva contiene un recubrimiento exterior llamado pruina, una especie de “polvillo” provocado por la humedad atmosférica durante la noche y el aire caliente durante el día y su presencia es un símbolo de buena calidad. (Ver vínculo Salud).

•Origen
El origen de la uva se encuentra en el Caúcaso y el centro de Asia, aunque hoy en día se encuentra casi en todo el mundo. La uva pertenece a los principales productos cultivados y comercializadas en los mercados internacionales.
Una parte importante de la producción mundial está ubicada cultivada en Europa y dentro de Europa los principales productores son España, Italia y Grecia. Está disponible durante todo el año porque la producción europea se complementa con la uva de Perú, Chile, Argentina, Sudáfrica y Australia.

•Contenido:
La uva de mesa es un producto muy sano y desde hace muchísimo tiempo es conocido su valor curativo. Aporta minerales esenciales como potasio, calcio, fósforo y hierro, nutrientes necesarios para el cerebro, el sistema nervioso, los dientes y los huesos, además de una gran cantidad de vitamina B y C. También la uva de mesa regula la actividad del intestino y actúa positivamente contra la gota y la arteriosclerosis. Por su riqueza en azúcares e hidratos de carbono constituye una fuente de energía natural para los que precisan un esfuerzo extra como deportistas, estudiantes o niños en época de crecimiento. (ver vínculo salud).
   
•Consejos para su conservación y consumo:
Conservar en la nevera refrigerada. El consumo de esta fruta tan deliciosa y crujiente es preferiblemente en fresco. Aunque, también son aptas para el uso en la cocina, para ensaladas ó decoración en todo tipo de platos fríos. Las uvas siempre visten y dan un toque especial y gustativo a todo. Otro uso posible es el cosmético, como hidratante de la piel, extendiendo la pulpa como mascarilla por la piel durante 20 minutos.
 
Confecciones de producto
 
 
 
bottom