logo logo
img
   
 
 
 
ciruela
Es una fruta de hueso, de piel fina y una carne azucarada y jugosa. Existen 2 grandes familias de ciruelas, la europea o doméstica y la japonesa. La diferencia está principalmente en su forma y en su carne que condiciona su uso. La ciruela japonesa es normalmente redonda y más jugosa que la europea, por lo tanto se consume más en fresco. Al contrario la ciruela europea o doméstica normalmente tiene una forma ovalada, tiene menos jugo que la japonesa y se suele utilizar para cocinar, bien como pasa o como compota.

 •Origen 
El origen de la ciruela es Asia (Asia Menor). Los romanos las llevaron en el año 150 antes de Cristo a Italia y desde allí se han distribuido por toda Europa. En la Serreta un paraje entre las poblaciones de Abarán y Cieza (MURCIA), se localizan restos vegetales pertenecientes al siglo III d.C. de pino carrasco, semillas de ciruelo y melocotón. Estaríamos, pues, ante la primera referencia que se tiene de cultivo de estos dos frutales en nuestra comarca. Las principales zonas de cultivo se encuentran en la zona del Mediterráneo (para las ciruelas japonesas), y los Balcanes y Alemania (para las europeas o domésticas). Las ciruelas con origen ultra mar tienen en su mayoría como origen África del Sur y Chile y son normalmente de la familia de las japonesas. La cosecha europea inicia su producción en el mes de mayo desde España, y a continuación Italia y Francia para las japonesas, y durante agosto y septiembre en centro-europa para las europeas o domésticas. 

 •Contenido 
La ciruela es muy equilibrada en cuanto a vitaminas, en su conjunto es muy completa porque contiene vitaminas C, B, A y E. Es rica en potasio y le provee de apreciables cantidades de calcio y magnesio. De esta manera se convierte en una píldora de farmacia natural y “barata”. La ciruela es el mejor estimulador para el metabolismo de carbohidratos, actúa contra los nervios y el stress y produce un mayor rendimiento en general. Además es una gran ayuda como laxante.

•Consejos para su conservación y consumo: 
Se recomienda conservar en la nevera y consumir a temperatura ambiente, para disfrutar de todo su sabor. Normalmente se consume entera y con su piel.
 
Confecciones de producto
 
 
 
bottom